El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, consideró preocupante el pedido del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) para asumir funciones en lo que respecta al régimen disciplinario de los magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público.

 

Albán mostró su preocupación porque una institución como el Consejo Nacional de la Magistratura, que debería ser la primera en ser comprendida en el marco de una reforma del sistema judicial, quiera todavía asumir mayor poder “cuando lo que está en cuestión, precisamente, es aquél con el ya cuenta y la deficiente manera cómo lo viene manejando”.

 

Si bien el sistema interno de control, a cargo de las Oficinas de Control de la Magistratura (OCMA y ODICMAS) y de las oficinas análogas del Ministerio Público, debe ser revisado en búsqueda de dotarlos de mayor agilidad y eficacia. Albán señaló que, medidas como las que ha planteado el CNM, no se pueden adoptar “sin ningún tipo de participación de quienes tienen la autoridad en ambas instituciones”, en alusión al Poder Judicial y Ministerio Público.

 

“Hay que trabajar democráticamente una fórmula que permita alcanzar consensos en perspectiva a una reforma integral del sistema judicial, como la que ha anunciado el presidente Pedro Pablo Kuczynski”, agregó al respecto.

 

Nuestro Director Ejecutivo hizo un llamado a la ciudadanía y las instituciones de la sociedad civil, para hacer un seguimiento cercano a todo lo que se refiere a la reforma del sistema judicial y a promover que ésta sea llevada adelante por las autoridades competentes.

 

“Ese Consejo Nacional de la Magistratura debe ser el primer paso en el camino hacia esa reforma judicial en beneficio de todos los peruanos y peruanas”, finalizó.