El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, criticó nuevamente la falta de transparencia de la gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, a propósito de las últimas denuncias en su contra y llamó la atención además sobre las imprecisiones e inexactitudes referidas a la situación de las víctimas del incendio en la comunidad Shipiba de Cantagallo.

 

En la última edición de La Voz de Proética, Albán recordó que si bien ya habíamos deplorado la constante negativa del Alcalde a brindar información acerca de su actuación al frente del municipio metropolitano, en las últimas semanas se había hecho evidente la magnitud del daño que esta actitud genera para las personas que nos encontramos bajo la jurisdicción de esta autoridad edilicia.

 

En ese sentido, nuestro Director Ejecutivo señaló que, además de las revelaciones realizadas por el portal de investigación periodística IDL Reporteros respecto a una presunta negociación irregular entre Castañeda y la empresa OAS, para cancelar el proyecto Río Verde y construir sin ninguna justificación el Bypass de 28 de julio, ahora se suma la tragedia que vive la Comunidad Shipiba de Cantagallo.

 

Precisamente por esta decisión de construir un Bypass, se dejó sin efecto el traslado de dicha comunidad a un terreno ubicado en Campoy, el cual se encontraba contemplado en el mencionado proyecto Río Verde.

 

“El señor Alcalde si bien en gran medida continúa sin responder las interrogantes más serias acerca de su actual gestión, ha hecho uso de la palabra en muy contadas oportunidades a partir de la tragedia en Cantagallo, pero afirmando hechos y responsabilidades no sustentados, faltando a la verdad en varios casos de manera flagrante, según diferentes testimonios así como la información periodística que se ha venido difundiendo”, declaró.

 

Finalmente, Albán señaló que esta situación hace más importante aún continuar con la campaña “Habla Castañeda” teniendo presente además que, si bien aquí tiene lugar respecto al Alcalde de Lima, en verdad también alude a un problema generalizado, toda vez que esta situación se repite en muchos lugares del país.

 

“Proética seguirá promoviendo vigilancia ciudadana. Los ciudadanos somos responsables de cuidar que ninguna autoridad pueda actuar, o más bien callar, de esa forma. Estamos en la necesidad de reaccionar frente a hechos tan graves”, agregó.