El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán anunció que esta institución junto a la Asociación Civil Transparencia, la Universidad del Pacífico y la Pontificia Universidad Católica del Perú, en el marco del Observatorio sobre Integridad que pronto habrán de presentar al país, convocarán la participación de la ciudadanía para vigilar el manejo de los recursos destinados por el Gobierno a la reconstrucción de las zonas afectadas por el fenómeno de El Niño costero en el país.

 

Al respecto, señaló que la vigilancia ciudadana ha probado ser en las sociedades democráticas y con índices más bajos de corrupción, el mejor antídoto contra este mal, que bloquea nuestro desarrollo e impide el goce de los derechos fundamentales a amplios sectores de nuestra población.

 

“Desde Proética, hemos promovido siempre un mayor protagonismo ciudadano para la lucha contra la corrupción y eso supone, no solamente expresar nuestro rechazo a la misma con marchas o movilizaciones, sino también asumir roles más protagónicos, en un trabajo organizado y sistemático para alcanzar un resultado exitoso”, sostuvo en la última edición de La Voz de Proética.

 

Respecto a la designación de Pablo de la Flor como Director Ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, Albán lo consideró como una persona cuya trayectoria lo califica como idóneo, dada su experiencia e integridad.

 

“No sorprende por eso que una de sus primeras declaraciones haya sido la de convocar a la Contraloría General de la República a la indispensable tarea de fiscalizar el buen uso o manejo de los recursos que se asignen a la reconstrucción”, dijo.

 

Sin embargo, recalcó que es importante convocar la participación de la ciudadanía en este proceso, pues limitarse a las formas tradicionales del control del gasto público no ha dado buenos resultados en el pasado y difícilmente esto habrá de cambiar sin llevar antes  a cabo una completa revisión del actual diseño que define las funciones de la Contraloría.

 

“Desde ya nos preparamos para convocar a nuestras redes de voluntarios a esta labor, que habrá de marcar sin duda un hito en la indispensable y trascendente tarea de limpiar al Perú de la corrupción, que hoy amenaza nuestra institucionalidad y pone en riesgo la calidad de vida de nuestras futuras generaciones. Ellas no merecen un legado de pobreza material y moral”, finalizó.

 

 

Foto: Agencia Andina