Prácticas autoritarias de mayoría parlamentaria hacen peligrar la lucha contra la corrupción en el país

El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, señaló que la lucha contra la corrupción en el país no tiene posibilidad alguna de éxito, mientras la mayoría parlamentaria continúe con prácticas autoritarias y antidemocráticas como las que se han visto reflejadas con la aprobación de la Ley Mulder o Ley Mordaza, o al mantener como jefe de seguridad del Congreso a Walter Jibaja, no obstante las graves denuncias en su contra, así como torcer una vez más la inmunidad parlamentaria, para utilizarla como mecanismo de negociación y ganar votos de respaldo en el pleno, como acaba de ocurrir en el caso del congresista Richard Acuña.

«Es muy explicable que los peruanos nos encontremos hoy pendientes de lo que ocurre en el Mundial de Fútbol, luego de 36 años de no participar en él. Pero esa legítima distracción, no puede cegarnos ante lo que viene ocurriendo aquí, donde vivimos un creciente autoritarismo y ejercicio abusivo del poder, desde el Congreso de la República», dijo en la última edición de La Voz de Proética.

Recalcó que lo más preocupante es que esta ofensiva autoritaria no va detenerse porque existen razones suficientes para pensar que se continuará con ese propósito.

«Las infelices expresiones del presidente del Congreso, Luis Galarreta, anunciando la aprobación de la Ley Mulder, o mordaza como se le conoce ahora, cuando no quiso responder sobre la compra de bienes superfluos en el Congreso, han tornado lo que fue una burda amenaza, en la concreción de la misma, atropellando así la libertad de expresión y el derecho de información de todos los peruanos», indicó.

Además, sostuvo que estas acciones afirman una constante con la que la mayoría de Fuerza Popular y sus aliados, han optado por conducir el Poder legislativo, haciendo evidente la entraña antidemocrática y arbitraria de su propuesta política.

Por otro lado, destacó la posición del presidente Martín Vizcarra al oponerse a la Ley mordaza y anunciar medidas para buscar su derogatoria.

«Ojalá se trate de un cambio definitivo de actitud, para no temer inevitables fricciones con el Congreso, si de defender la institucionalidad y erradicar la corrupción se trata. Es sin duda mucho más importante contar con el respaldo del pueblo y la ciudadanía, que con el de una mayoría abusiva de congresistas, enceguecidos por el transitorio poder del que ahora disfrutan», finalizó.

18/06/2018

Cargando imágenes...