El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, mostró su preocupación por la posición asumida por el actual gobierno, al negarse a brindar la información solicitada por el Ministerio Publico, en la investigación iniciada por presuntas irregularidades en el manejo de recursos destinados a la lucha antiterrorista en el VRAEM, según lo denunciara meses atrás un reportaje del programa “Panorama”, conducido por la periodista Rosana Cueva.

 

Lo preocupante del asunto según Albán es que, de esta manera, el actual gobierno asume en este caso la misma posición que el que lo antecedió y que mereció duras críticas por cuanto, bajo pretexto de tratarse de una cuestión reservada, se impedía en los hechos investigar un caso donde se presentaban claros indicios de corrupción. En aquella oportunidad, la entonces procuradora del sector defensa declaró que tal información no se encontraba clasificada cuestión que, a su parecer, no resultaba necesaria dado que sus contenidos no se encontraban regulados por la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Contradiciendo lo anterior, ahora se sostiene que dicha información si se hallaba clasificada, pero no se conoce la resolución que haya sido emitida al efecto, ni su fecha de aprobación.

 

El riesgo ahora es doble porque, conforme a la legislación sobre la materia, de mantenerse la negativa a brindar información al Ministerio Público, la investigación podría quedar definitivamente archivada y, adicionalmente, la otra investigación, aquella iniciada contra el equipo periodístico de Panorama por la supuesta violación a la reserva contemplada por ley, podría más bien prosperar.

 

Por ello, recalcó que no se puede aceptar que hechos que trasuntan serios indicios de corrupción queden sin ser investigados, al impedir su esclarecimiento bajo el argumento de que se trata de información secreta o confidencial. “Esperamos una rectificación en esta materia por parte del gobierno, a fin de que colabore efectivamente con el Ministerio Público brindándole la información solicitada. De esa manera a dicha entidad, guardando la prudencia y reserva propia de toda investigación de esta naturaleza, le corresponderá cumplir su misión de proteger el interés de todos los peruanos evitando, de un lado, la impunidad y, de otro, se consume una arbitrariedad contra los periodistas que hicieron conocer en su momento tales irregularidades”, finalizó.