El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, se pronunció sobre el caso del ex asesor presidencial en temas de salud, Carlos Moreno, quien, según unos audios propalados en los medios de prensa, planeaba un ilícito negocio con el fin de beneficiarse económicamente afectando el Seguro Integral de Salud (SIS).

 

Para Albán si bien se trata de un hecho grave, consideró que esto no debe sorprendernos en vista de que el Estado peruano viene sufriendo los embates de la corrupción en diferentes instancias y entidades. Es por eso que lo más importante, una vez conocidos los hechos, es la reacción de las autoridades, para denunciarlos e impedir que la corrupción pueda extenderse y permanecer bajo reserva.

 

“Hemos señalado que, hasta el momento, ha habido una saludable reacción por parte del gobierno, al tomar medidas inmediatas para que este asunto se investigue a fondo y haya una ejemplar sanción en la medida en que tales hechos queden efectivamente sustentados”, señaló en la última edición de La Voz de Proética.

 

No obstante, Albán expresó que, tal como la ha sostenido ya José Ugaz, Presidente de Transparencia Internacional, esta situación debe servir de advertencia al presidente Pedro Pablo Kuczynski, a fin de que cuide con mayor rigurosidad las la selección de las personas en las cuales deposita su confianza.

 

“Creemos que el Estado peruano debe adoptar medidas para que toda la información disponible sobre personas que asumen funciones importantes en el Gobierno, puedan ser evaluadas oportuna y correctamente”, añadió.

 

Finalmente, nuestro Director Ejecutivo señaló que es importante que el Arzobispado de Lima brinde explicaciones sobre cuál habría sido su participación en este caso y que las autoridades competentes lleven las investigaciones a profundidad, con celeridad y eficiencia.