El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, mostró su preocupación por el desempeño que ha venido mostrando el Congreso de la República en los últimos meses del año que suman a conductas erráticas en materia de la lucha contra la corrupción y el desempeño ético de la función congresal, actitudes como las adoptadas a propósito de la reciente censura del ex ministro de Educación, Jaime Saavedra, así como las denuncias que permanecen sin esclarecer en el propio legislativo, por presuntas adquisiciones irregulares.

 

Albán señaló que, así como en el caso de Saavedra se esconden problemas mucho más de fondo que no han sido todavía explicitados, tampoco se han esclarecido las graves denuncias contra la administración del Congreso relativas a la compra de equipos de cómputo y canastas navideñas “para ser distribuidas entre los propios congresistas".

 

Por ello, recalcó, nos encontramos en la imposibilidad de ser optimistas respecto a la tarea de enfrentar con éxito los significativos niveles de corrupción que afectan hoy a nuestro país y nuestras expectativas de desarrollo.

 

De otro lado, ante el anuncio de diálogo entre las principales fuerzas políticas, Albán expresó que, más allá del explicable escepticismo  con el que algunos sectores de opinión han tomado esta información, sería deseable, por el bien del país, que dicho diálogo permita llegar a mínimos consensos y que contribuya a que el Congreso de la República alcance un nivel de actividad institucional que permita fortalecer los mecanismos que hagan posible una lucha exitosa contra la corrupción y contra la inseguridad ciudadana, entre otros temas prioritarios para la ciudadanía.

 

“Por el bien del país, esperamos que la situación actual pueda revertirse, aun cuando somos conscientes de que, al menos por el momento, no se aprecian condiciones que permitan alcanzar ese propósito”, finalizó.