El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, demandó al Congreso de la República la destitución del contralor Edgar Alarcón, tras las graves denuncias en su contra, y la evidencia de que carece de una conducta intachable y solvencia ética que la ley exige, a toda persona que se encuentre al frente de la Contraloría General de la República.

 

“El artículo 28 de la Ley del Sistema Nacional de Control establece que para ser Contralor General de la República, entre otros requisitos, quien acceda al cargo debe contar con una conducta intachable y reconocida trayectoria moral y ética. Este es el punto principal que debe ser evaluado por el Grupo de Trabajo que preside el congresista Marco Arana, y que debe informar a la Comisión Permanente sobre este caso”, dijo en la última edición de la Voz de Proética.

 

Sin embargo, recalcó que no se requiere que estas investigaciones hayan concluido, para tomar una decisión acerca de la necesidad de apartar de inmediato esta institución al Sr. Alarcón, quien ha dado sobradas muestras de su afán de instrumentalizarla, para tratar de ganar favores políticos y así mantenerse en el cargo.

 

“Esto no puede continuar más, la sociedad civil  estará muy atenta a lo que decida este grupo de trabajo y  la Comisión Permanente, que es la que debería decidir su destitución, de acuerdo a lo que la Constitución contempla”, indicó.

 

Asimismo, espera que cuando se nombre a un nuevo contralor, este sea escogido no sólo por sus capacidades profesionales y conocimientos, sino por su calidad ética y competencias para formular propuestas creativas para transformar esa institución, haciéndola más independiente, ágil y eficiente, fortaleciendo su labor.

 

"Se trata de contar con una Contraloría del siglo XXI, capaz de asumir con éxito la lucha contra la corrupción en el Perú”, finalizó.