El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, llamó la atención acerca de la labor de la Comisión de Ética del Congreso de la República, la misma que ha tomado decisiones de archivamiento de casos como del congresista Lucio Ávila, sin fundamentar debidamente las razones para ello. En tal sentido, expresó su preocupación por el trámite que habrán de seguir otras denuncias, cuya revisión ha sido anunciada en la agenda de esta semana en la citada comisión. Al respecto, recalcó que es fundamental que cualquier decisión adoptada por la Comisión “se expida con toda la fundamentación necesaria para explicar y sustentar como corresponde sus resultados”.

 

En ese sentido, Albán precisó que, en casos como el del congresista Lucio Ávila, lo resuelto en la comisión parlamentaria al disponer el archivo del procedimiento, no quedó sustentado ni contribuyó con esclarecer su situación, generando más bien la impresión de una suerte de encubrimiento.

 

“En estas circunstancias preocupa lo que habrá de ocurrir con el caso de la congresista Yesenia Ponce, quien precisamente fuera denunciada por Proética,  a propósito de la inaceptable conducta que observó semanas atrás, en una sesión del Consejo Regional de Áncash, en la que irrumpió con el ánimo de impedir se adoptara un acuerdo contrario a su parecer”, agregó en la última edición de la Voz de Proética.

 

De otro lado, Albán comentó que la misma preocupación se extiende  al caso de la parlamentaria Betty Ananculí, en el que circulan versiones de archivamiento, no obstante  existir elementos de juicio suficientes para que dicha Comisión proceda con la investigación correspondiente.

 

“Estaremos atentos a lo que se resuelva en esta instancia entonces, porque aquí se juega en gran medida nuestra capacidad de realizar una efectiva vigilancia ciudadana, a propósito de la fiscalización de la conducta que observan nuestros congresistas, a fin de exigirles en todo momento se conduzcan con absoluto apego al mandato constitucional que se les ha sido conferido, que implica no solamente el respeto a la ley, sino también a las reglas de la ética”, finalizó.