El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, consideró positiva la decisión del Congreso de la República de la semana pasada, al aprobar un proyecto de ley que impide que las personas sentenciadas por terrorismo, corrupción, violación y narcotráfico, puedan ser candidatos a puestos de elección popular.

 

“No es que podamos sentirnos satisfechos con esta decisión, pero cuando menos abre una expectativa”, señaló Albán en la última edición de La Voz de Proética.

 

Como sabemos, este proyecto de ley se desarrolla en el marco de una reforma electoral mucho más ambiciosa y exigida desde hace años por la sociedad civil y las propias instituciones electorales, a fin de frenar la penetración del crimen organizado en la política.

 

“De alguna manera, parecía que habíamos tenido ya un pésimo resultado en el debate que se desarrollaba en el Congreso, porque nada de lo verdaderamente relevante se había aprobado y por el contrario, se adoptaron algunas medidas que han sido objeto de varios cuestionamientos”, indicó.

 

Por ello, espera que, así como se llegó a un consenso para adoptar esta última medida electoral, se aprueben también sanciones de carácter político para las organizaciones que no cumplan con lo que la ley exige, particularmente respecto de “las limitaciones que se han establecido tratando de que el dinero sucio no llegue a financiar más la política”.

 

Entre tanto, demandó a quienes se han opuesto votando en contra, o se abstuvieron de votar expliquen su decisión.

“El país requiere saber con quién contamos para luchar contra la corrupción y, en este caso, para limpiar la política”, finalizó.

 

Foto: Diario La Primera