El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, cuestionó las acciones que viene emprendiendo la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y su bancada en el Congreso de la República, contra instituciones constitucionales autónomas, como la Fiscalía de la Nación y el Tribunal Constitucional. Tales hechos, ponen en evidencia un creciente autoritarismo que, lejos de combatir la corrupción en el país, pretende frenar las investigaciones en curso y garantizar la impunidad de quienes se sienten todopoderosos. En ese sentido, hizo un llamado a la ciudadanía para no permitir que, una vez más, se ponga en riesgo nuestra democracia.

 

En tal sentido, recordó que hace pocos días, Proética emitió un pronunciamiento rechazando todo tipo de amenazas contra el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez y contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, quienes vienen siendo objeto de denuncias constitucionales orientadas a conseguir su destitución de los cargos que ocupan actualmente.

 

“Ninguna de tales denuncias tiene asidero o fundamento jurídico que las sustente, por lo que se trata, una vez más, de utilizar el poder que ostentan, para proteger sus propios intereses e impedir una actuación independiente e imparcial en estas instituciones, que  les resultan cada vez más incómodas”, dijo Albán, en la última edición de La Voz de Proética.

 

En el caso de Pablo Sánchez, esta denuncia constitucional fue presentada por el congresista fujimorista, Daniel Salaverry se debería a la investigación abierta a Keiko Fujimori por el caso Lava Jato.

 

“Que ello ocurriera casi en paralelo con la decisión de dejar sin efecto el archivamiento que una fiscal había hecho semanas atrás, de la investigación seguida Joaquín Ramírez, ex secretario general de Fuerza Popular y mecenas de esta organización, fue, al parecer, el factor desencadenante de la furia fujimorista”, indicó.

 

La misma situación ocurre con el Tribunal Constitucional, tras que este resolvió como inconstitucional, la ley contra el transfuguismo, aprobada por iniciativa de la bancada fujimorista. A esto se suma el pedido de la Comisión de Constitución al anunciar que el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski sí está obligado a comparecer ante la Comisión Lava Jato.

 

“Se trata un creciente autoritarismo que debemos frenar a como dé lugar. En el pasado, fue evidente que se atentó contra la institucionalidad democrática para encubrir crímenes y saquear los recursos de la nación. Hoy, con el falso discurso de actuar contra la corrupción, se hace todo lo contrario, para frenar las investigaciones y garantizar la impunidad de quienes se creen todopoderosos”, finalizó